Shame (ídem, 2011) de Steve McQueen.


“Los vicios vienen como pasajeros, nos visitan como huéspedes y se quedan como amos”. (Confucio)

Nueva York. Brandon (Michael Fassbender) es un atractivo ejecutivo cuyo gusto por el sexo se está convirtiendo en una peligrosa adicción que afecta negativamente a su vida personal. La situación empeora cuando su hermana Sissy (Carey Mulligan), una joven con problemas psicológicos, se instala en su apartamento.


En estos tiempos en los que la conducta sexual del individuo se ha banalizado hasta límites insospechados, en donde los medios de comunicación de masas, alentados en la sombra por los poderes fácticos, inducen diariamente a follar en lugar de a pensar, se hacía necesaria la realización de una película que expusiera algunos de los peligros que puede conllevar adentrarse en los abismos de la lujuria desenfrenada. Shame, segundo trabajo del director británico Steve McQueen (no, no es pariente del famoso actor), además de retratar la progresiva decadencia moral y física de su protagonista, un voraz depredador que resulta estrangulado por su propia tela de araña, supone una reflexión acerca del vacío existencial que envuelve a una sociedad fracasada por la ausencia de valores. Que su discurso implica al conjunto de la colectividad, se manifiesta no ya sólo en el comportamiento de sus personajes secundarios y accesorios, casi siempre reprobable, sino también en el hecho de que la urbe, omnipresente a través del vidrio de los cristales, sea testigo silencioso y, a la vez, parte implicada en este sórdido descenso al infierno de la concupiscencia.


El filme se abre con un plano cenital de Brandon, que aparece tumbado boca arriba sobre la cama. En su rostro, de mirada perdida, se advierte cierto hastío vital. A continuación coge el metro para ir a trabajar. En su mismo vagón viaja una guapa pelirroja. Brandon la mira, cada vez con más frecuencia. La joven responde complacida con miradas furtivas hacia su observador. McQueen intercala en esta secuencia escenas previas que nos muestran la adicción al sexo de su personaje. Vuelta al vagón, se acerca la parada. La pelirroja se levanta y se agarra a una barra metálica a la espera de que el metro se detenga. Lleva un anillo que probablemente indique que está casada. Brandon se sitúa justo detrás de ella; sus cuerpos se rozan y una expresión de nerviosismo y deseo cubre el rostro de la joven. El metro se detiene y abre sus puertas. La chica sale disparada y Brandon la sigue; el depredador ansía a su presa. La multitud, que no cesa su tránsito, impide, sin embargo, que le pueda dar alcance. Esta vez la caza ha terminado sin éxito, pero el realizador ha logrado su objetivo: situarnos ante el protagonista y su problema. El drama se acentuará con la sorpresiva llegada de Sissy, abandonada por su novio y por la que Brandon siente un reprimido deseo incestuoso que lo hundirá aún más en su monomanía. De un modo muy sutil, casi desapercibido, McQueen insinúa que ambos debieron tener una infancia difícil, lo que sin duda repercutió en la configuración de sus atormentadas personalidades. 


La narración es pausada; y al director no le importa fijar la cámara un tiempo mientras filma conversaciones entre personajes. Destaca el magnífico uso que hace del plano secuencia, ya sea para seguir a Brandon durante una carrera nocturna por las calles de Nueva York o para acompañar a éste en su cita con una compañera de trabajo. A través de una estilizada puesta en escena, Shame introduce al espectador en el ambiente noctívago de la gran ciudad, con sus clubes de moda, bares de copas, restaurantes de lujo y cavernosos picaderos que recuerdan a la turbia atmósfera de la obra de Paul Schrader Light Sleeper

Interpretación soberbia la de Michael Fassbender, actor camaleónico y de registros ilimitados que parece no tener techo. En los últimos minutos de la cinta volverá a toparse en el metro con la atractiva y sensual pelirroja. El final es abierto, pero ya sabe la rana que el escorpión, aun necesitado de ayuda, rara vez renuncia a su naturaleza.

16 comentarios:

  1. Me gusta mucho esta película, me gusta el director y Fassbender es extraordinario. Por tus comentarios, entiendo que le atribuyes al film un mensaje moralista; puede que sea así en el fondo pero no parece que Steve McQueen quiera pontificar sino únicamente atisbar en la vida privada de seres a la deriva, más esclavos de sus traumas que de sus condicionantes sociales.

    Es posible que los poderes fácticos quieran que follemos en vez de pensar y también es cierto que llegar a los extremos de Brandon no es saludable en absoluto. Sin embargo, personalmente, pienso que podemos dedicarnos a ambas cosas (follar y pensar), y el follar poco y pensar mucho ha sido causa de no pocos problemas a lo largo de la historia.

    Disculpa el discurso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, ricard:
      No digo que McQueen intente pontificar, pero que de su película se desprende cierto discurso moral me parece evidente. Otra cosa es que nos guste o no. De hecho, es lo único que se le ha criticado al filme desde determinados sectores. Recuerda lo que le ocurre a la hermana y el porqué de lo que le ocurre...
      Por cierto, creo que es importante mantener un equilibrio entre el follar y el pensar, aunque prefiramos (yo también me incluyo) lo primero. No dejemos que el homo sapiens degenere en homo follis :)

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Gran película y gran trabajo de Fassbender, que ha pasado sin pena ni gloria por la cartelera debido a la polémica desatada en torno a ella.
    Esta polémiha ha hecho que se crea que la pelícla es otra cosa y en realidad trata sobre un problema de adicción y la convivencia con ella al no poder escapar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Manderly:
      Las películas crudas y que incomodan no suelen tener buenas cifras en taquilla. Es lo que toca.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Es un gran director... Es un gran actor... Es una gran película...

    ResponderEliminar
  4. El único problema que le veo a esta película, es que tuvo tan poca distribución, que cuando uno iba a ir a verla, ya no estaba en cartelera, esperemos una buena versión en dvd para verla o en el peor de los caso, OH gran piratería o internet movies.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Andrés:
      Es cierto que su distribución no fue, ni mucho menos, mayoritaria. Por aquí ya se ha editado tanto en DVD como en Blu-Ray, así que no creo que tengas problemas para conseguirla.

      Un saludo.

      Eliminar
  5. Tenía ganas de ver esta peli, tu entrada me ha terminado de animar y la acabo de ver en DVD. Me habían dicho que era lenta y aburrida, pues no, ni lenta ni aburrida. La película me ha gustado mucho, Steve McQueen tiene talento. Michael Fassbender y Carey Mulligan están muy bien. Me quedo con el melancólico New york New york de la hermana del protagonista y con el plano secuencia de el Footing nocturno por las calles de Nueva York. Yo no veo discurso moral, no veo esa intención por parte del director, lo que si veo es un genial retrato de uno de los síntomas de una sociedad bastante pachucha en cuanto a valores. Lo explicas muy bien en tu reseña cuando hablas de la banalización de las relaciones sexuales por parte de los medios, estoy totalmente de acuerdo contigo, un síntoma más en mi opinión, de la cultura del entretenimiento, y del eslogan "divertirse hasta morir" que impera en nuestros días, y que banaliza no sólo el sexo, también la cultura y muchas otras cosas. Follar es bueno y saludable, y está bien pensar con la polla cuando toca pero cuando la tendencia es pensar con, por y para la polla, tenemos un problema. Buena reseña. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Álvaro:
      Me alegra que mi entrada te haya impulsado a ver esta gran película. Estoy contigo en eso de que se hace mucha demagogia de expresiones como "Carpe diem" o "hay que probar de todo en esta vida". Pero como digo en la reseña, es lo que le interesa a los que mandan. Cuanto menos pensemos, menos posibilidades tendremos de cambiar la estructura oligárquica del mundo.

      Un saludo.

      Eliminar
  6. Una película impactante y perturbadora. La verdad que a Steve Mcqueen no hay que perderle la pista, parece un director de gran talento. Y Fassbender me apasiona, creo que aquí hace su mejor interpretación hasta la fecha. Mi escena favorita es la última, la del metro: el rostro de la chica, el anillo, el plano fijo del rostro del depredador, el metro se detiene.. Es muy hipnótica. ¿Podrá el escorpión contenerse, o como diría el gran Welles, le es imposible, pues es su naturaleza?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, neordental:
      La de Fassbender es la eclosión actoral más impactante en muchos años. Este tío parece capaz de cualquier cosa. Se ha convertido en uno de mis favoritos.

      Un saludo.

      Eliminar
  7. Definitivamente buenos films de buen cine y hay que verlo de una manera crítica y con open mind porque toca temas bastante difíciles que pueden tocar fibras sensibles y morales. Vale la pena por la trama, la actuación y la fotografía!

    ResponderEliminar
  8. Bien, he visto la peli por segunda vez. La primera me gustó, y la segunda más todavía. No estoy de acuerdo en que haya discurso moral de por medio. Las razones que se dan a favor de ello no me parecen sólidas: ver el intento de suicidio de la hermana como un efecto de la addicción de Brandon me parece una sobreinterpretación. Ya lo ha intentado mil veces antes (al final, en el hospital, parece que él cuenta las marcas en su muñeca, que parece un tronco viejo; tantas marcas tienes, tantos años, como los árboles). Tampoco me parece que Brandon sienta atracción sexual por su hermana (sí en cambio ella por él: se mete en su cama, le pide que la abrace, etc.). Ocurre que invade su espacio y eso no le permite llevar la vida que llevaba (y con ella se comporta como el alcohólico al que le vacían las botellas). Y el hecho de que el sexo se haya convertido en espectáculo en la ciudad (que se folle a la vista de todos) me parece más una 'visión' de Brandon que otra cosa (al adicto, la addicción le hace ver su 'objeto' por doquier): es decir, no es la cámara la que ve a todo el mundo follando, sino la mente de Brandon (es una focalitzación del personaje). Para mí, la película no existiría, o no sería como es, sin Cronenberg. Me dicen que es de Cronenberg y me lo creo (Cronenberg, por cierto, nada moralista a mi modo de ver).

    ResponderEliminar
  9. Cuando vi la pelicula me enamoro: por la fotografia , el guion , interpretaciones y algo que me deja acogonado cada vez que la veo y tu no lo comentaste ,es la banda sonora.

    ResponderEliminar
  10. Pienso que esos ambientes noctámbulos están muy influenciados por el cine de Scorsese "Malas Calles" y "Taxi Driver", también de "Hardcore, un mundo oculto" (que he vsito hace poco y me parece un peliculón).
    Yo también pienso que a la pelirroja se la folla.
    Por cierto, muy inspirada crítica.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Recent Posts

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...