Clásicos del western: Perseguido (Pursued, 1947) de Raoul Walsh.

Jeb Rand (Robert Mitchum) fue acogido de niño por los Callum tras el asesinato de su familia. Con el paso de los años acabará enamorándose de Thorley (Teresa Wright), su hermana adoptiva, pero los confusos recuerdos de lo que ocurrió en su infancia le impedirán ser feliz.


Intenso y fantasmagórico western, de enorme fuerza expresiva, que constituye una de las más brillantes y atrevidas aportaciones de Walsh al género.

Su sombría puesta en escena, en la que se acentúan los contrastes entre luces y sombras, así como el uso de determinados recursos narrativos propios del cine negro tales como el flashback o la voz en off, otorgan al conjunto un aspecto de film noir de la época.

Temáticamente la cinta remite a la obra de Emily Brontë Cumbres borrascosas, aunque el literario páramo inglés deja paso aquí a la mineralidad del paisaje de Nuevo México, cuyos escenarios son captados de forma vigorosa por los encuadres de Walsh.


La trama gira en torno al tormento interior que sufre su protagonista, incapaz de recordar nada de lo que pasó durante la noche en la que su familia fue asesinada salvo los destellos de las espuelas de unas botas que iban de un lado a otro.

El filme se inicia entre las ruinas del rancho de los Rand, lugar en el que Jeb se refugia de un grupo de hombres que lo persiguen. Allí cuenta a Thorley, y por extensión a nosotros los espectadores, todo lo que le ha acontecido desde que era niño y que le ha llevado a la presente y trágica situación. Es una forma de exorcizar sus fantasmas, ya que al rememorar las idas y venidas de su periplo vital conseguirá, casi al final, ver con claridad aquello que antes le resultaba brumoso.

La narración de Walsh resulta perfecta, como siempre, mostrando una vez más su maestría a la hora de economizar lo que expone gracias a un ritmo portentoso e implacable.


A la magnética indolencia de Mitchum y a la siempre agradecida presencia de esa gran actriz que era Teresa Wright, hay que sumar las excelentes interpretaciones del resto del reparto, donde destaca especialmente Judith Anderson, más conocida por ser el ama de llaves de Rebeca de Hitchcock.

Por todo lo señalado y más, Pursued es una película que ningún amante del cine en general, y del western en particular, debería perderse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Recent Posts

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...