Black Coal (Bai ri yan huo, 2014) de Diao Yinan.

“Los recuerdos, buenos o malos, no desaparecen”.

El agente de policía Zhang Zili (Fan Liao), abandona el cuerpo tras la muerte de dos de sus compañeros en el transcurso de una investigación de asesinato no resuelta. Cinco años más tarde, degenerado ahora en guardia de seguridad alcohólico, Zhang retoma la pista del caso con la intención de resolverlo.


Extraño y gélido thriller negro que le valió al realizador chino Diao Yinan el Oso de Oro a la Mejor película en el Festival de Berlín de 2014, certamen en el que también fue premiado con el Oso de Plata a la Mejor interpretación masculina Fan Liao, su actor protagonista. Black Coal constituye un ejercicio cinematográfico irregular, en el que, como suele ocurrir con otras muchas cintas asiáticas actuales, su hipnótico tratamiento visual contrasta con su inconsistencia narrativa y su vacuidad temática.


La acción arranca en el año 1999, fecha en la que aparecen diversos restos humanos repartidos por varias fábricas de carbón ubicadas en diferentes provincias de China. Zhang Zili, que acaba de ser abandonado por su esposa, es uno de los agentes encargados de investigar el caso. Tras un tiroteo contra unos sospechosos en el interior de una peluquería, dos de sus compañeros mueren. Una brillante elipsis a través de un túnel nos conduce hasta el año 2004. Ahora Zhang es un borracho que se encarga de la seguridad de una pequeña empresa. Los acontecimientos sucedidos un lustro atrás parecen haberlo hundido en la depresión y el alcoholismo. Sin embargo, cuando se entera de que la policía investiga una serie de nuevos asesinatos vinculados a la silenciosa dependienta de una lavandería (Lun Mei Gwei), Zhang, quizá atraído por la mujer, comienza a indagar por su cuenta. Grosso modo, esta es la interesante trama del filme que nos ocupa, aunque el director se empeña una y otra vez en hacerla confusa a lo largo de su desarrollo. Existen lagunas narrativas, contradicciones y falta de claridad en la exposición de los hechos, lo que termina por lastrar a un conjunto pausado que destaca por su  atrayente envoltorio formal (magnífica fotografía de Dong Jingsong).


Lo mejor de Bai ri yan huo, es, sin duda alguna, la plasmación gélida y desolada de la China urbana y capitalista. Impresionante uso de la iluminación a base de luces de neón en las escenas nocturnas. Una lástima lo de sus deficiencias a nivel narrativo, podría haber sido un título estupendo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Recent Posts

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...