2x1: Lucy (2014), de Luc Besson, y Filth, el sucio (2013), de Jon S. Baird.

LUCY (ídem, 2014), de Luc Besson.


Según cuenta una leyenda urbana (al parecer es falso), los seres humanos utilizamos sólo un diez por ciento de nuestro cerebro. ¿Qué pasaría si alguien fuese capaz de aprovechar el cien por cien de su capacidad cerebral? Bajo esta curiosa premisa, propia de la ciencia-ficción, se desarrolla Lucy, el penúltimo bodrio del realizador francés Luc Besson. Scarlett Johansson (lo mejor de la cinta) interpreta aquí a Lucy, una joven que adquiere algo así como “superpoderes” a consecuencia de la ingestión accidental de una gran cantidad de una nueva droga. El filme no arranca mal, destacando la conferencia del profesor Norman (Morgan Freeman) sobre la evolución del cerebro humano a partir del hallazgo del esqueleto fosilizado de Lucy (de ahí el título), un Australopithecus afarensis descubierto en 1974 por el paleoantropólogo estadounidense Donald Johanson. Durante los primeros minutos, los únicos medianamente interesantes en mi opinión, Besson alterna la acción real con imágenes de la naturaleza y el reino animal que sirven como metáfora aclaratoria de lo que estamos viendo. Conforme la protagonista alcanza porcentajes cada vez mayores de capacidad cerebral, adquiriendo así impresionantes cualidades físicas y mentales, la trama va descendiendo hacia porcentajes cada vez menores de interés, hasta desembocar en un último tercio de metraje demencial y absurdo. Menos mal que sólo dura hora y media.





FILTH, EL SUCIO (Filth, 2013), de Jon S. Baird.


Siguiendo con el espíritu macarra y la esquizofrenia visual de títulos como Trainspotting (ídem, 1996), de Danny Boyle, o Miedo y asco en Las Vegas (Fear and Loathing in Las Vegas, 1998), de Terry Gilliam, Filth, el sucio narra las aventuras y desventuras del detective de policía Bruce Robertson (James McAvoy), un agente corrupto, maleducado, alcohólico y drogadicto que sería capaz de cualquier cosa con tal de obtener el ascenso que le permita volver con su mujer (Shauna Macdonald). El asesinato de un joven en las calles de Edimburgo, supone la oportunidad que estaba esperando para conseguirlo. La interpretación de un espléndido James McAvoy, es el elemento más destacado de este irregular filme de narrativa atropellada, estética sucia y excesos paranoicos de su personaje principal. Lo peor: las aberrantes escenas oníricas en las que aparece el psiquiatra de Bruce (Jim Broadbent), y el sorpresivo toque final de “travestismo polanskiano”. En definitiva, un auténtico despelote para pasar el rato.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Recent Posts

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...