Anna Karenina (ídem, 2012) de Joe Wright.

“La razón no me ha enseñado nada. Todo lo que yo sé me ha sido dado por el corazón”. (León Tolstói)

Rusia imperial, 1874. Anna Karenina (Keira Knightley), esposa del alto funcionario del gobierno Alekséi Karenin (Jude Law), viaja desde San Pertersburgo hasta Moscú, para intentar mediar en la relación matrimonial de su hermano, el príncipe Oblonsky (Matthew Macfadyen), la cual se tambalea debido a una infidelidad cometida por éste. Allí conoce al joven oficial Vronsky (Aaron Taylor-Johnson), del que queda perdidamente enamorada.


El realizador británico Joe Wright, (re)conocido por filmes como Orgullo y prejuicio (2005) o Expiación (2007), dirige esta ambiciosa adaptación de la famosa novela de Tolstói. A medio camino entre el clasicismo narrativo y la forma experimental, la presente versión de Anna Karenina termina sucumbiendo ante sus excesivos artificios y falta de pasión. Resulta fría, lujosa, aburrida, ridícula y decididamente insustancial.


Lo que más llama la atención (unas veces para bien, otras para mal) de esta tragedia amorosa que arremete contra el anquilosamiento moral de la aristocracia rusa, es su arriesgada e inusual puesta en escena. Casi toda la película se desarrolla a lo largo, ancho y alto de un escenario. Apenas hay exteriores. Los decorados van mutando (a veces incluso delante de nuestros propios ojos) con el objeto de acotar las distintas fracciones de tiempo y espacio que conforman el relato. La composición de cada plano es meticulosa, imponiéndose siempre lo estético sobre lo narrativo. Ello hace que el conjunto quede reducido a una mera sucesión de bonitas estampas teatrales con más pose que contenido, donde sólo su deslumbrante envoltura visual merece ser destacada. Magnífica banda sonora de Dario Marianelli, colaborador habitual del director.

En el apartado interpretativo, ni siquiera sobresale la protagonista; una Keira Knightley demasiado habituada a lucir hermosos vestidos de época en producciones de este tipo. Le urge un cambio de registro ya. 


Entre ustedes y yo, si quieren disfrutar de la gran obra de Tolstói en celuloide, mejor recuperen el clásico de 1935 encabezado por Greta Garbo, Fredrich March y Basil Rathbone. No hay color entre un filme y otro.


4 comentarios:

  1. Keira Knigthtley no me gusta. A pesar de ello sí que me ha gustado mucho 'Expiación'.
    No entiendo el porqué de rehacer películas constantemente... Por lo que dices, está claro que no es una buena versión.
    Sí que he visto la versión de la Garbo, que es estupenda.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Manderly:
      Hay una preocupante falta de ideas en el cine actual, de ahí los constantes "remakes" y nuevas adaptaciones. La Keira no me parece mala actriz, pero, como digo en la reseña, debería ir cambiando de registro.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Tenía poca motivación pero creo que ahora me abstendré de perder tiempo y dinero en esta nueva (e innecesaria) versión del clasicazo de Tolstoi.

    Y este año se estrena también una nueva "Madame Bovary". Buuuuffffff!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Wolfville:
      Veremos qué nos depara "Madame Bovary". Al menos ahí sale Paul Giamatti :)

      Un saludo.

      Eliminar

Recent Posts

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...