Pather Panchali (La canción del camino) (Pather Panchali, 1955) de Satyajit Ray.

“No haber visto una película de Satyajit Ray, es como no haber visto nunca el sol o la luna”.
(Akira Kurosawa)

Pather Panchali, primera entrega de la llamada trilogía de Apu, narra las vicisitudes de una familia pobre bengalí en un entorno rural.


Normalmente, cuando se habla de neorrealismo en el cine, suele pensarse sólo en la cinematografía italiana y en autores como Vittorio De Sica, Roberto Rossellini o Luchino Visconti. Sin embargo, hacer esto supone simplificar un movimiento cinematográfico (uno de los más importantes e influyentes de la historia) del que surgieron ejemplos en medio mundo después de la Segunda Guerra Mundial y de los procesos de descolonización iniciados a mediados del siglo pasado. Por tanto, no debemos considerar al neorrealismo como el fruto artístico de una coyuntura nacional concreta, sino como la consecuencia de una situación socioeconómica generalizada a nivel planetario. Si la Primera Guerra Mundial generó una serie de monstruos en el subconsciente colectivo que terminarían plasmándose a través del expresionismo surgido en Alemania, la Segunda, de resultados aún más destructivos en el plano material y humano, despertó una conciencia de denuncia social en los cineastas más comprometidos de su tiempo: los tres anteriormente citados en Italia, Jean Renoir en Francia, José Antonio Nieves Conde o Fernando Fernán Gómez en España, Luis Buñuel en México, Mikio Naruse o Keisuke Kinoshita en Japón, y el que ahora nos ocupa, Satyajit Ray, en la India.


Pather Panchali es una película de enorme fisicidad, en la que la exuberante vegetación india cobra una especial relevancia (la extraordinaria fotografía en blanco y negro de Subrata Mitra recuerda mucho a la de Kazuo Miyagawa en Rashômon). Mediante el retrato del día a día de una familia que malvive en la selva de Bengala, Satyajit Ray, a caballo entre el realismo documental, la mirada poética y el humanismo, consigue plasmar una magistral reflexión en torno al paso del tiempo y a las distintas etapas del ciclo vital, acotadas por los dos acontecimientos más importanes: el nacimiento y la muerte. La familia protagonista del relato está compuesta por Harihar (Kanu Bannerjee), el padre, una mezcla de sacerdote y poeta, tan ingenuo como fracasado, que a duras penas puede mantener a los suyos realizando trabajos mal pagados, aquí y allá, que lo mantienen alejado del hogar durante largos períodos; Sarbojaya (Karuna Bannerjee), la madre, una mujer trabajadora y de carácter fuerte que dedica todo su tiempo a intentar sacar adelante a su casa y a sus hijos; Indir (Chunibala Devi), la anciana y caprichosa abuela, y uno de los personajes más entrañables de la historia del cine; Durga (Runki Banerjee/Uma Das Gupta), la hija mayor de Harihar y Sarbojaya, a la que vemos crecer y pasar de niña a adolescente entre juegos y broncas de su madre por su condición de ladronzuela; y Apu (Subir Banerjee), el pequeño de la familia: el personaje central de la trilogía a la que se conoce precisamente por su nombre.


Ray, en cuyo trabajo de dirección impera en todo momento el gusto por la composición de cada plano y la integración del paisaje natural como un personaje más dentro de la historia, muestra un gran interés por la captación de los sonidos, procedan estos de la naturaleza o de la cercana vía de ferrocarril, metáfora de la modernidad y de ese progreso económico que tanto se le resiste a la inolvidable familia protagonista de esta obra maestra.


9 comentarios:

  1. La trilogía de Apu es extraordinaria. Una maravilla.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda. Y aquí la comentaremos entera.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Prefiero por mucho la tercera parte.

    ResponderEliminar
  3. Tremenda cinta!
    creo que desde Amour no quedaba tan de lleno en un final, el resto de la trilogía caerá pronto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí también comentaremos las otras dos.

      Saludos.

      Eliminar
  4. Se echaba de menos la obra de Ray en tu sección de reseñas (me sorprendió no ver ésta en tu lista de las mejores óperas primas). Esa escena en el campo lleno de hierba de kans es simplemente mágica; irradia una fuerza que solo he podido encontrar nuevamente en trabajos de Erice o Tarkovsky. Ojalá te animes a regalarnos tus comentarios sobre las otras dos de la trilogía, o cuando menos de "El salón de música", que creo saber es tu favorita.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te soy sincero, en su momento no caí en que 'Pather Panchali' fuera una ópera prima (de lo extraordinaria que es), de lo contrario la habría incluido.

      Saludos.

      Eliminar
  5. Leer el título de esta película me ha llevado a cuando ví esta maravilla hace demasiados años, en aquellos extraordinarios ciclos en VOS en TV2, gracias a doña Pilar Miró. Un saludo a nuestro querido Apu, siempre con nosotros.
    Y gracias a Ricardo por este espacio de felicidad y sabiduría.

    ResponderEliminar

Recent Posts

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...