Soundtracks: las diez mejores BSO de películas estrenadas en España durante 2015.

Por Antonio Miranda.

 Año 2015 que prolonga el buen estado de la música de cine del anterior e incorpora al grupo de los más notables a nombres conocidos y de gran relevancia en la música del séptimo arte. Variada lista de composiciones, desde las más sinfónicas y siempre insuperables (John Williams y su nuevo Episodio) hasta clasicistas producciones de matices minimalistas realmente difíciles de igualar (Patrick Cassidy, Jonny Greenwood, Burwell), pasando por partituras de una sutileza mayúscula y gran inteligencia compositiva (Jóhannsson, Giacchino, Rombi, Desplat) y otras de patente fuerza expresiva (Junkie XL, Newman,). Como siempre, lista abierta a los gustos e interpretaciones de cada seguidor pero, sin duda, a nuestro juicio de un sobresaliente alcance tanto en pantalla como en escuchas aisladas, los dos ámbitos fundamentales a la hora de una global consideración de las bandas sonoras de todos los cursos. Aquí tenéis la propuesta de las mejores composiciones para películas estrenadas en España durante el año 2015:

1. CALVARY (PATRICK CASSIDY).


Incomprendido y desconocido genio de la música actual. Compositor de formaciones e influencias clásicas, amante de J.S.Bach y estudioso matemático, Cassidy fabrica una auténtica obra de arte para esta película de carácter social, religioso e intelectual. Minimalismo absoluto y un empaste en la imagen que concluye con uno de los finales más dramáticos e impactantemente narrados este año y, sin duda,  de los últimos tiempos. Imprescindible y claramente muy por encima de lo propuesto durante los estrenos en 2015.



2. STAR WARS. EPISODE VII: THE FORCE AWAKENS (JOHN WILLIAMS).


Sin duda, al nivel de la anteriormente comentada ‘’Calvary’’. El séptimo episodio de ‘’Star wars’’ supone un giro más en la orientación del genial compositor a favor de la ingente originalidad que nadie más que él puede conseguir. Partitura lejana a lo comercial, intensa, seria y profundamente narrativa. Adoptando una postura secundaria, Williams consigue plantarse en primer plano y ser él mismo el director de la entrega, habiendo sido tímidamente aconsejado por J. J. Abrams. Ningún tema nuevo al nivel de los míticos pasados aparece; no obstante, la composición se define como una auténtica y demoledora estructura de capas instrumentales, basadas en la fundamentación descriptiva de las cuerdas graves, y que consigue llevar a las secuencias hasta un nivel que hoy día, en el cine de acción, nadie puede lograr. No apta para los acérrimos seguidores de la saga (a los cuales no divertirá), se acerca, sobre todo en su primera parte de metraje, al gusto intelectual de la música como Arte.



3. INSIDE OUT (MICHAEL GIACCHINO).


 Uno de los mayores valores actuales en la composición cinematográfica, el músico de ‘’Del revés’’ nos presenta una obra sencilla hasta el valor de ser complicadísimo encontrar resultados tan firmemente estructurados (y, al tiempo, complejos) en su globalidad artística. Melodías comerciales de estilo vintage que sólo un genio como él podría proyectar dentro de un completo universo musical de la partitura. Sin duda, uno de los temas principales más tiernos y hermosos del año y una creación de niveles sobresalientes.



4. MAD MAX, FURY ROAD (JUNKY XL).


La locura compactada en este filme, desde muchísimos puntos de vista artísticos, es de una solvencia, solidez y aplicación brillantísimas, como pocas en este curso. Compositor en alza, siempre vinculado a proyectos comerciales, pero que trabaja con la seriedad de un artista ya consagrado y que, sin duda, conseguirá un hueco dentro de poco entre los más importantes. La obra que presenta es de una fuerza arrolladora, mas, su punto fuerte (afortunadamente oculto en la proyección gracias a la percepción visual de la obra, tan potente) descansa sobre una forma de aplicación a la historia que le otorga los mandos de la mayoría de las secuencias, en un ir y venir sin tregua inteligentemente pegado a todo cuanto sucede. Dos o tres toques de heroicidad musical y un cuerpo tan fuerte como para ser encumbrado a lo mejor del año.



5.  MR. HOLMES (CARTER BURWELL).


Compositor de una sutileza y un nivel que no son, en absoluto, reconocidos como debieran. El sobresaliente es su ámbito de movimiento en todas sus obras; en todas. Habitual en las producciones de los hermanos Coen, Burwell completa un 2015 prodigioso: ‘’Mr. Holmes’’, ‘’Carol’’. ‘’Anomalisa’’, ‘’Legend’’, varias de ellas todavía sin estrenar en España. En ‘’Mr Holmes’’, el artista hace un alarde explosivo de sutileza, elegancia y una sencillez que proporciona una colección de capas compositivas riquísima basadas en un minimalismo de cámara que acaricia, literalmente, a toda la historia. Un compositor a seguir para el que lo desconozca.



6. THE IMITATION GAME (ALEXANDRE DESPLAT).


Llega el poder, la sensación moderna de dominio de todo tipo de situación hasta el punto de generar, para los seguidores del artista y la música de cine, una atmósfera cinematográfica que supera a cualquier deseo de sus directores. Alexandre Desplat se ha convertido en un auténtico devorador de tiempo compositivo y sus pasos hacia la cumbre de la historia del cine son enormes y rápidos. Partitura dual, con sensaciones fuertes y activas y fragmentos melódicos y pausados, pero todo ello formando un compacto conjunto con el que el artista francés controla, nuevamente, el desarrollo de todo el argumento de forma mágica y sutil. Imprescindible.



7.  BRIDGE OF SPIES (THOMAS NEWMAN).


El regreso de uno de los ‘’jefes’’ del panorama cinematográfico moderno, único como ninguno y cuya originalidad, en ‘’El puente de los espías’’, pone al servicio de un proyecto musicalmente muy arriesgado por ser el primero que se atreve con aquella obra de Spielberg (ya presente) a la que Williams no podría, finalmente, dar forma en algún momento. Newman lo ejecuta brillantemente y combina como nadie su original forma de estructurar y componer con pequeños toques que el director obliga a introducir en la partitura y que, más allá de resultar imitaciones al arte de John Williams, son, más bien, referencias necesarias para mantener la identidad de la obra del director. El compositor, manteniendo una postura prudente en toda la historia, concluye con una poderosa combinación de sus mejores partituras pasadas, llegando (aunque no igualando) a los mejores momentos de la eterna y maravillosa ‘’Cadena perpetua’’. 



8.  SICARIO (JÓHANN JÓHANNSSON).


Control absoluto sobre la evolución de una historia directa y sin delicadezas, todo lo contrario que la partitura, que contrasta por tanto con el tono del argumento ejerciendo un ajuste inteligente y medido sobre cualquier ámbito de la producción. Situándose en un plano secundario, realmente su función sobresale en el principal y nos ofrece secuencias de una calidad máxima en este año 2015: cómo el autor narra el inicio de la ‘’visión nocturna’’, antesala de la operación en el túnel, podría situarse entre los fragmentos musicales de más calidad asociados a una imagen. Sólo una pequeña objeción: la partitura para ‘’Sicario’’ parte desde la segunda posición en la parrilla de salida de mayor cilindrada; por delante de ella, la original e insuperable ‘’La noche más oscura’’, del siempre admirable Alexandre Desplat en el año 2012.



9.  INHERENT VICE (JONNY GREEENWOOD).


La formación musical y actual profesión de Greenwood quedan perfectamente reflejadas en la estructura y cuerpo global de la partitura para ‘’Puro vicio’’. La expresividad es el punto fuerte de la obra, tanto en la parte instrumental como en las canciones originales del propio autor (que no las rechazables y vacías canciones no originales que se escuchan en la película y en la edición en cd de la banda sonora). La unión que el artista hace de las dos es notable, proyectada ésta en el tema ‘’The golden fang’’, pieza interesantísima en la que se aúnan los sonidos de cuerdas de sus guitarras (usados de forma magistral en las canciones) con el ambiente de cuerdas y atmósferas de la orquesta. Éstas beben, indudablemente, del maestro Herrmann; aquéllas, por otro lado, complementan fantásticamente una narración vocal que facilita el conjunto vocal-instrumental. Gran obra del compositor inglés, ejemplo de cómo se puede combinar de manera magistral canciones y música instrumental; eso sí, canciones del propio compositor, aspecto fundamental para conseguirlo. Muy interesante.



10. UNE NOUVELLE AMIE (PHILIPPE ROMBI).


Compositor habitual de François Ozon y artista con una sutil belleza que embriaga cualquier escucha, por desinteresada que sea. Autor de la hermosísima ‘’Angel’’ y de la memorable ‘’Joyeux Noël’’, Rombi fabrica para esta película una partitura fina, elegante y estudiada. El piano, las cuerdas mantenidas y la atmósfera siempre de romanticismo serio componen una de las bandas sonoras más recomendables y, sin duda, con mayor seriedad y calidad de este 2015.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Recent Posts

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...