Mystic River (ídem, 2003) de Clint Eastwood.


“Aquí enterramos nuestros pecados y lavamos nuestras conciencias”.

Tres amigos de la infancia, Jimmy Markum (Sean Penn), Sean Devine (Kevin Bacon) y Dave Boyle (Tim Robbins), vuelven a cruzar sus caminos pasados veinticinco años, después del brutal asesinato de la hija de uno de ellos.


Magistral thriller urbano de insólita intensidad y poderosa narrativa que supone uno de los mejores trabajos de Clint Eastwood tras las cámaras. Basándose en la novela homónima de Dennis Lehane, el filme reflexiona sobre cómo un hecho arbitrario acaecido en el pasado, puede llegar a determinar, de un modo distinto en cada caso, el futuro vital de quienes fueron testigos del mismo. Mystic River es una tragedia clásica; un relato sombrío y fatalista que deja al individuo a merced de sus impulsos, pasiones y fantasmas interiores.


Tres niños juegan al hockey en una de las calles de su barrio de Boston. Al terminar, graban sus nombres sobre el cemento todavía fresco del pavimento: JIMMY, SEAN y DA… la llegada de un coche interrumpe el ritual. Un desconocido baja de él y les suelta una dura reprimenda. El tipo en cuestión, supuesto policía, se dirige a uno de ellos con tono autoritario, induciéndole a que suba al vehículo. Acongojado, el niño obedece sin saber que se encamina a la guarida del lobo, ubicada allá en lo más profundo del bosque. Es Dave el que, sentado en la parte trasera del automóvil, termina desapareciendo ante la atónita mirada de sus dos amigos. Ninguno sabe que a partir de ese instante sus vidas cambiarán para siempre. Porque, sin ese episodio, pasado el tiempo, Dave no sería el infeliz trastornado que ahora es, ni, probablemente, Sean hubiera optado por hacerse policía, ni Jimmy por convertirse en un delincuente ya reformado. Resulta curioso, a la par que cruel, que, muchos años más tarde, sea otro hecho fatídico el que vuelva a unir sus destinos. Dave parece el principal sospechoso del asesinato de la hija de Jimmy; Sean deberá resolver el caso antes de que éste se tome la justicia por su mano.


Valiéndose de una tenebrista puesta en escena, brillantemente envuelta por la monocroma fotografía de Tom Stern, el autor de Sin perdón desnuda a unos personajes bien definidos y mejor interpretados (impresionantes las composiciones de Penn, Robbins y Bacon). La narración es soberbia, culminando en uno de los montajes en paralelo más tensos que se recuerdan; cerrado con un fundido en blanco que sigue al sonido sordo de un disparo. Si éste no es uno de los momentos cumbre del cine norteamericano de las últimas décadas, yo no he visto una sola película en mi vida.

 Y ahora dejemos de emborronar con zafias palabras el recuerdo indeleble de esta casi obra maestra. Véanla o piénsenla. O mejor: hagan las dos cosas.


26 comentarios:

  1. Seguimos coincidiendo. Pocas veces hemos visto una historia tan bien realizada en donde la intriga y el thriller se funde con un potente drama.
    Son de esas (pocas) películas que una vez vista te acompaña durante mucho tiempo, y después de verla otra vez, te sucede lo mismo.
    Obra maestra triste y emocionante, que paradójicamente cuando sale todos nos ponemos de acuerdo, pero pocas veces se nombra entre las mejores de Eastwood.
    Cine con mayúsculas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, C. Noodles:
      Yo sí que creo que se la considera una de las grandes de Eastwood. Hace algún tiempo, cuando publiqué mi "Top Ten" del director, casi todo el mundo la colocó en un puesto alto.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. En mi top 3 de lo mejor de Eastwood, fascinante, una película SOBERBIA.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Daniel:
      Tú lo has dicho: "SOBERBIA" :)

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Me han entrado ganas de volver a verla. La primera vez me que la vi ya me gustó lo suyo, más que la afamada "Million dollar baby" aunque en mi Top 10 Eastwood la pusiera por debajo (¿para cuando un botón de editar?) pero no me pareció una obra maestra, de momento sólo "Sin perdón" y "Bird" me lo parecen aunque ya veo que tú consideras que tiene unas cuantas más.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, David:
      Disculpa mi ignorancia, pero no sé a qué te refieres con lo del botón de "editar"...
      Para mí, Eastwood tiene cinco obras maestras: "Bird", "Sin perdón", "Los puentes de Madison", "Mystic River" y "Million Dollar Baby".

      Un saludo.

      Eliminar
    2. Sólo es una idea...

      Me refiero a la opción de editar el comentario una vez publicado, que además de servir para corregir errores puede ser interesante para casos como el de las listas.

      Un saludo

      Eliminar
    3. Suelo editar las listas cuando revisiono determinadas películas y lo creo pertinente.

      Un saludo.

      Eliminar
    4. Digo las listas y errores que nosotros dejamos en los comentarios, no de tus entradas, a ver si ahora :)

      Eliminar
  4. Para mi obra maestra sin restricciones y una de las cumbres del cine de tío Clint (2ª tras Unforgiven en mi lista particular).
    Como ya hemos hablado de la película en varias ocasiones no me pondré pesado corroborando todas sus virtudes cinematográficas y dramáticas que tan bien sintetizas en la entrada.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, camarada:
      En su día yo la coloqué en el puesto cuatro; hoy quizá la auparía hasta el tres.

      Un abrazo eastwoodiano :).

      Eliminar
  5. Seguramente esta película sea las que más me gusta de Eastwood junto con "Gran Torino". Tiene magia y una historia muy bien hilvanada que te sumerge en la esquizofrenia de los personajes. Todavía no he visto "Sin perdón", la tengo pendiente pq. tengo unos gustos un tanto singulares con el género en cuestión. Por ejemplo, no me gusta "Centauros del desierto".
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Fransico:
      Lo de "Sin perdón" es imperdonable :). Me encanta "Gran Torino", es una película totalmente infravalorada.

      Saludos.

      Eliminar
  6. Ya lo has dicho todo en tu entrada, es una magnífica película que te estruja el corazón mientras la estás viendo. Prefiero al Clint de Mystic River que al de "Million dollar baby".
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Cristina:
      Me gustaría saber qué tiene usted en contra de la memorable "Million Dollar Baby". Si no recuerdo mal, el camarada David la situó bastante atrás en su lista. ¿No os gusta el boxeo? :P

      Un saludo.

      Eliminar
    2. Bueno, bueno... que la sitúo en cuarto lugar por detrás de Sin Perdon, Mistyc River y Bird...tampoco es tan bajo.
      Y no me acuse de antiboxístico que yo vi el combate de Tyson vs Hollyfield con mordisco-arrancamiento de oreja. :P

      Eliminar
  7. También me parece espléndido el final, el cruce de miradas durante el desfile, cuando el personaje de Sean Penn decide sobreponerse a su error criminal y asumir su destino y su lugar en ese universo. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, ricard:
      Magnífico ese final. Aunque no se hablara tanto de su interpretación, creo que Kevin Bacon estaba enorme. Por cierto, si Eastwood hubiera tenido veinte años menos, quizá habría interpretado él mismo ese personaje. Le va como anillo al dedo.

      Saludos.

      Eliminar
  8. Hola Ricardo:
    Y que me dices del contrapunto que hacen esas dos excelentes actrices que son Laura Linney ( como compañera incondicional ) y Marcia Gay Harden ( con la angustia y el miedo a flor de piel ), ambas notables...Una pelicula redonda.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Zarturo:
      Pues que ambas están estupendas, al igual que Laurence Fishburne. Menudo reparto, la verdad. Probablemente el mejor de la pasada década. Impresionante.

      Un saludo.

      Eliminar
  9. Pues a mí esta película no me gusta. Me cargan los excursus, demasiado explícitos, explicativos de la psicología de los personajes. ¿Si abusan de ti de pequeño te conviertes en tonto? No lo tenía entendido así, pero bueno. La mujer del niño abusado y convertido en tonto es tonta también, o quizá es que toma demasiados ansiolíticos (durante toda la película parece ida). A Penn le veo casi todo el rato sobreactuado. Y no sé a qué viene el diálogo que tiene su mujer con él al final de la película --cuando ya ha asesinado al tonto y sabe que se ha equivocado--, con (aguanta) polvo incluido. La música, con coro, que suena cuando ve a la hija, por segunda vez, en el depósito, es pura concesión al gusto del gran público. No me gustó la primera vez que la vi y hoy, que la he revisado, tampoco. Eastwood me parece, en general, un sentimental y un moralista recalcitrante. Siento disentir de todos vosotros :-(

    ResponderEliminar
  10. Hola, Josep:
    Veo que Eastwood no te gusta demasiado. Las rajadas que te pegas en tus comentarios no tienen desperdicio, lo paso muy bien leyéndote :)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. ja ja. No me gusta, no. Cuando reprime su vena de buena persona - bien pensante - correcto - doliente - compasivo y demás, vale. Pero esto le cuesta tanto, al pobre...

    ResponderEliminar
  12. Qué te parece "Primavera en otoño", una de sus primeras películas como director. Yo la vi hace muchos años y me gustó, pero no sé si resistirá bien el paso del tiempo. Al recordar esta película siempre la relaciono con "Los puentes de Madison" por tratarse también de una historia de amor. Curiosamente aquí el papel protagonista lo realizó William Holden y no Eastwood, que creo que por entonces se consideraba demasiado joven para el mismo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Recent Posts

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...